Gambas al Ajillo Tradicional

  • Gambas al Ajillo Tradicional

  • Gambas al Ajillo con
    Almejas

  • Gambas al Ajillo con Arroz

  • Gambas al Ajillo
    con Champiñones

  • Gambas al Ajillo con
    Vino Blanco


  • "Gambas al Ajillo"

    Receta de Gambas al Ajillo





    Aquí tenéis de forma detallada la receta para preparar de forma tradicional unas riquísimas gambas al ajillo, un plato muy típico de nuestra gastronomía que podrás preparar de forma sencilla gracias a esta receta.



    Ingredientes:

    - 400 gramos de gambas
    - 5-6 dientes de ajo
    - Un par de guindillas grandes
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Perejil (Opcional)


    Preparación:

    Para hacer esta tradicional receta de nuestra rica cultura gastronómica, hay que intentar emplear siempre unas buenas gambas para que el resultado sea el mejor, ya que si se emplean unas gambas frescas de calidad quedarán mucho más ricas nuestras gambas al ajillo. Si podéis usar gambas blancas frescas, mejor que mejor, pero si no tenéis en ese momento, se pueden emplear gambas congeladas, las cuales habría que dejar descongelar antes de cocinarlas. Respecto al tamaño de las gambas, lo habitual es emplear gambas que sean más bien pequeñas, son las ideales para este plato.

    Antes de nada vamos a preparar los ingredientes para dejarlos listos para el momento de comenzar a cocinar esta receta de gambas al ajillo. Las gambas hay que pelarlas bien, quitándoles las cabezas, las cascaras y el intestino, ese hilillo oscuro que van de la cabeza a la cola por la parte de arriba, que suelen estar muy sucios. Si las usas congeladas, ponlas a descongelar con tiempo antes de ponerte a hacer la receta, y una vez estén totalmente descongeladas las vamos a poner a escurrir. Los ajos hay que pelarlos y cortarlos en trozos pequeños o en láminas finas, y la verdad es que puedes emplear un buen número de ellos para dar mucho sabor al plato.

    Una vez tenemos todo listo, cogemos una sartén de buen tamaño, echamos una buena cantidad de aceite de oliva virgen, sin miedo, así luego nos quedará para poder degustarlas como debe ser. Si tienes una cazuela de barro de las típicas de toda la vida, utilízala en lugar de la sartén para hacer las gambas al ajillo, verás cómo te quedan estupendas y con una presentación insuperable. Vamos a dorar a fuego más bien suave los ajos y las guindillas, hasta que tomen color, sin llegar a quemarse, y cuando estén doraditos, sobre ese mismo aceite vamos a echar las gambas peladas y escurridas, con un poco de sal.





    Vamos a freír por las gambas ligeramente por todos lados, para que no queden demasiado hechas, lo que haría que quedasen muy secas para comer, pero tampoco queden demasiado crudas, lo que arruinaría el plato. Con saltearlas un par de minutos o tres con el aceite a buena temperatura debe ser suficiente, a menos que sean gambas muy grandes. Al acabar de hacerlas podemos servirlas directamente en la cazuela de barro, en caso que la hayamos utilizado, o bien las echamos de la sartén a un recipiente adecuado, y servimos con unas rodajitas de pan, que se come mojando en la salsita que nos ha quedado. Verás cómo van a disfrutar tus comensales con estas exquisitas gambas al ajillo.