Gambas al Ajillo con Vino Blanco

  • Gambas al Ajillo Tradicional

  • Gambas al Ajillo con
    Almejas

  • Gambas al Ajillo con Arroz

  • Gambas al Ajillo
    con Champiñones

  • Gambas al Ajillo con
    Vino Blanco


  • "Gambas al Ajillo con Vino Blanco"

    Receta de Gambas al Ajillo con Vino Blanco





    Con esta vas a aprender a preparar una deliciosa receta de gambas al ajillo con vino blanco, una de las formas más conocidas para hacer las gambas al ajillo, ya que el vino blanco le da un toque de sabor muy interesante.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de gambas
    - 5-6 dientes de ajo
    - Una o dos guindillas
    - Un vaso de vino blanco
    - Un poco de perejil
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal


    Preparación:

    Como siempre os decimos, el mejor resultado para esta receta lo vamos a conseguir empleando en la elaboración unas buenas gambas blancas frescas a ser posible, ya que son las mejores para cocinar. Si no tienes puedes usar otro tipo, incluso congeladas, pero siempre quedan mejor las primeras. Empezamos con las indicaciones de la receta, no pierdas detalle.

    Empieza pelando las gambas, quitándole las cabezas y cáscaras, limpiándolas después. Si no fueran gambas frescas, descongélalas antes de usarlas y déjalas escurrir bien para que pierdan toda el agua. Una vez limpias las vamos a reservar para emplear más tarde. Después pelamos los ajos y los cortamos en láminas no muy gruesas. Y las guindillas las puedes picar o dejar enteras, según quieras más o menos picante la receta.

    En una sartén agregamos una buena cantidad de aceite de oliva virgen, en la que vamos a dorar bien el ajo y las guindillas, con cuidado de no quemarlos, para lo que es recomendable hacerlo a fuego lento. Cuando el ajo comience a dorarse, echamos las gambas lavadas en la sartén, y sin subir la intensidad del fuego, las salteamos bien durante unos minutos, lo justo para que se doren bien, sin pasarnos y nos queden secas.


    El último toque de la receta lo vamos a dar ahora con el vino blanco, que vertemos sobre la sartén cuando las gambas ya estén bien doradas en el aceite con el ajo y las guindillas, y dejamos que se evapore a fuego medio. Una vez se haya consumido, nos deben quedar las gambas con una buena cantidad de aceite de oliva virgen, y las vamos a servir en una cazuela grande o bien en cazuelitas individuales con perejil picadito por encima, y las acompañamos con unos trocitos de pan para mojar. Verás que ricas te quedan estas gambas al ajillo con vino blanco.