Gambas al Ajillo con Champiñones

  • Gambas al Ajillo Tradicional

  • Gambas al Ajillo con
    Almejas

  • Gambas al Ajillo con Arroz

  • Gambas al Ajillo
    con Champiñones

  • Gambas al Ajillo con
    Vino Blanco


  • "Gambas al Ajillo con Champiñones"

    Gambas al Ajillo con Champiñones





    Esta receta es una de las más completas que os traemos, con ella vamos a hacer unas deliciosas gambas al ajillo con champiñones, un plato que podrás servir como tapa o entrante y quedar estupendamente con tus invitados.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de gambas
    - 250 gramos de champiñones
    - Un vaso de vino blanco
    - 5 dientes de ajo
    - Dos guindillas
    - Aceite de oliva virgen
    - Perejil picado
    - Sal


    Preparación:

    La elaboración de esta receta es realmente sencilla, como verás a continuación, y no difiere mucho de una tradicional receta de gambas al ajillo. Para hacerla vamos a emplear unos champiñones frescos laminados, que son los que mejor sabor van a dar a nuestra receta, pero puedes usarlos en conserva si prefieres o si no tienes frescos en ese momento. Vamos con la receta.

    Empezamos pelando las gambas y lavándolas bien tras quitarles la cabeza, patas y cáscaras, y las reservamos para más adelante. Pelamos y picamos los ajos en láminas finitas. Las guindillas las puedes usar enteras o cortarlas, según quieras más o menos picante el resultado final. Y los champiñones los lavamos y troceamos un poco para que no queden demasiado grandes.

    Ponemos una sartén amplia con aceite de oliva virgen a calentar, y en la misma vamos a freír un poco los ajos picados, los champiñones y la guindilla, a fuego suave para que no se quemen. Una vez que se hayan dorado un poco, agregamos nuestras gambas bien limpias y escurridas con una pizca de sal, y las salteamos bien por todos lados durante un par de minutos o así, ya que no queremos pasarlas demasiado y que queden secas.


    Cuando las gambas hayan cogido un buen colorcito, agregamos el vaso de vino, ponemos a fuego medio y dejamos que se consuma del todo, removiendo de vez en cuando todos los ingredientes. Con el vino ya consumido, vamos a servir las gambas al ajillo con champiñones con un poco de perejil picado por encima, o bien en cazuelas individuales o bien en una grande para compartir. Hay que comerlas siempre en caliente.