Como Hacer Gambas al Ajillo

  • Gambas al Ajillo Tradicional

  • Gambas al Ajillo con
    Almejas

  • Gambas al Ajillo con Arroz

  • Gambas al Ajillo
    con Champiñones

  • Gambas al Ajillo con
    Vino Blanco


  • "Como Hacer Gambas al Ajillo"

    Como Hacer Gambas al Ajillo





    Aquí os resumimos de forma breve la preparación tradicional de unas ricas gambas al ajillo. En la página inicial podéis ver todo tipos de recetas de este plato tan tradicional de nuestro país detalladas paso a paso.

    Como Hacer Gambas al Ajillo:

    Aquí os resumimos de forma breve la preparación tradicional de unas ricas gambas al ajillo. En la página inicial podéis ver todo tipos de recetas de este plato tan tradicional de nuestro país detalladas paso a paso.

    Para hacer unas buenas gambas al ajillo hay que usar siempre unas gambas de calidad y frescas para conseguir un mejor resultado. Las mejores gambas que puedes emplear son unas gambas blancas frescas. Si no tienes puedes usar otro tipo de gambas, incluso congeladas, pero siempre quedarán mejor las frescas.





    Pelamos bien las gambas quitándoles las cabezas y las cascaras, y las limpiamos bien después. Si son congeladas, hay que descongelarlas y escurrirlas bien antes de usarlas. Además vamos a dejar los ajos pelados y picados.

    En una sartén ponemos aceite de oliva virgen, el suficiente para que quede una buena cantidad del mismo para acompañar a las gambas al ajillo. Ponemos a a fuego suave los ajos y las guindillas hasta que se doren bien, y luego los sacamos y colocamos sobre una cazuelita de barro de las típicas que se usan para las gambas al ajillo, o si no tienes, sobre algún recipiente apto.



    En ese mismo aceite pasamos las gambas peladas con una pizca de sal, y las freímos un poco por los lados, sin hacerlas demasiado, ya que podrían quedar demasiado secas. Saltéalas levemente en ese aceite bien caliente, y al acabar las echas junto al aceite en el recipiente anterior. Sirve las gambas al ajillo con un poco de perejil picado por encima y cómelas en caliente, ya verás que ricas quedan.